Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chile, después de la eliminación: entre la depresión y el cruce de acusaciones pesadas

Una revelación de la mujer del capitán Claudio Bravo desató una enorme polémica

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 12 de octubre de 2017
Foto: DPA
0

SANTIAGO.– Cuando Chile aún no terminaba de digerir la tragedia y mientras los jugadores escuchaban la despedida de Juan Antonio Pizzi en el vestuario, la esposa del capitán Claudio Bravo dejó caer un misil intercontinental sobre la selección. El medio fue su cuenta de Instagram. Ahí Carla Pardo ha colgado 429 fotos. La del martes en la noche era la del bicampeón de América levantando la copa y parte del mensaje decía lo siguiente: “Fue realmente hermoso. Pero cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando”.

En tres horas hubo más de 7000 reacciones. Unos la felicitaban por desclasificar una interna de irresponsabilidad que se desconocía, otros la recriminaban porque ya era demasiado tarde y otros le pedían tener cuidado y no perjudicar al líder del equipo. Muchos apuntaron hacia Arturo Vidal , quien ha protagonizado, en distintos procesos, al menos tres episodios de indisciplina. El más conocido fue cuando en la Copa América 2015 chocó en su Ferrari bajo los efectos del alcohol. Entonces lo perdonó Sampaoli. Pero Carla habló en plural y Vidal, que no estuvo en Brasil, desde Alemania colgó ayer un mensaje en redes sociales diciendo que está “muy triste, como la mayoría de los chilenos. Nos quedamos sin un sueño. Todos cometimos errores. Sí. Ahora toca aprender y tratar de no repetirlos”.

La revelación de la mujer de Bravo cierra la historia de un camarín que terminó dividido luego de la marginación del infaltable Marcelo Díaz en la última fecha doble. De los que estuvieron en la derrota en San Pablo, sólo Gary Medel defendió la inocencia total del plantel. “Nunca he visto a un compañero borracho. No puedo decir otra cosa. Siempre los he visto entrenar a todos de buena forma”, dijo, pero el capitán, al llegar a Chile ayer en la mañana, opinó otra cosa. “En la interna nosotros sabemos lo que ha pasado, lo tomo con tranquilidad. No creo que sea algo que genere tanto ruido. Han salido un sinnúmero de episodios en nuestra selección que gracias al éxito han estado tapados, pero no me inquieta en lo absoluto. Son cosas que suceden, cada uno sabe dónde aprietan los zapatos y cada uno se debe hacer cargo de cómo actúa y cómo se presenta para vestir esta camiseta”, comentó el arquero del City inglés.

Foto: AP

El resto de la selección chilena se dispersó hacia sus clubes, excepto algunos jugadores que lograron combinar vuelos hacia el extranjero y no salieron del sector de tránsito del aeropuerto. Con el día, bajo un país que parecía un funeral de zombies, el tema de la interna del camarín giró hacia los programas de farándula de la televisión. En cambio en la Roja, y mientras la Sub 17 de Chile caía por 3-0 ante Irak en el Mundial de la India, se instaló el tema del recambio generacional, luego de que Pizzi anunciara que su contrato terminaba con la clasificatoria y que se descartaba para seguir al mando del grupo que heredó de Sampaoli. Bravo agregó que no quiere que llegue un entrenador parche, sino alguien “que haga una reestructuración completa, desde las divisiones menores hacia arriba, creo que las juveniles deben jugar idéntica a la adulta para que nos vaya bien”.

El mismo Bravo dijo que su continuidad “depende del técnico que venga, de la idea que tenga y de lo que quiera para el futuro de la selección”. El nombre que más se mencionó ayer fue el de Manuel Pellegrini , actualmente en China, pero José Sulantay, el técnico que formó a la base de la generación de Sánchez y Vidal le pidió “que no venga. Él ha ganado mucho afuera y el chileno acá está pensando que es más fácil perder. Con este grupo hubo tres o cuatro entrenadores que se hicieron famosos, pero gracias a los jugadores. Ahora hay que empezar el proceso de nuevo”.

Para dejar atrás la devastación, Arturo Vidal asumió su parte del liderazgo/vocería escribió una carta a los chilenos. “Es duro. Pero esto no es el final de nada. (…) Chile es un equipo de guerreros, me siento orgulloso de pertenecer a este grupo. Y no lo voy a abandonar (…). No nos den por muertos jamás”, dice una parte.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas