Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al estilo soviético, Nicolás Maduro purga su gobierno

PARA LA NACION
SEGUIR
Emilio Cárdenas
Jueves 07 de diciembre de 2017 • 00:38
0

Los gobiernos autoritarios suelen purgar, de tanto en tanto, a sus más altos cuadros políticos. Despiadada y metódicamente. De ese duro modo sus liderazgos se desprenden o eliminan a quienes no endosan mansamente sus acciones, o de aquellos que por alguna razón no son merecedores de su confianza, o de quienes aparecen, de pronto, como posibles rivales.

Nicolás Maduro acaba, con ese marco, de destituir nada menos que a Rafael Ramírez Carreño, quien se desempeñaba desde el año 2014 como embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas.

Lo hizo luego de decapitar, horas antes, a la cúpula de CITGO, la filial norteamericana de PDVSA, por presunta corrupción, pecado calificado de mortal que también ahora se esgrime contra el mencionado Rafael Ramírez, a quien además se acusa de lavado de dinero. Ramírez se había desempeñado en el pasado también en lo más alto de petrolera estatal venezolana PDVSA.

Hablamos de un hombre tenido como uno de los “pesos pesados históricos” del chavismo, que fuera parte de su cúpula principal desde 1998. De uno de los dirigentes que en su momento estuviera entre los más cercanos a Hugo Chávez. De un ex poderoso vicepresidente de Venezuela. De una de los cuatro únicos líderes del chavismo que, a fines de 2012, decidieran en La Habana que Nicolás Maduro sería el sucesor en el poder de Hugo Chávez, luego de su muerte.

Si lo destituyen intempestivamente, mientras se encuentre físicamente en los Estados Unidos, Ramírez podría hasta perder su inmunidad diplomática y ser inmediatamente detenido por las autoridades locales con relación a sus probables vinculaciones con la corrupción y el narcotráfico.

Se estima Ramírez que podría de pronto haber “desviado” en su favor una cifra impactante: nada menos que unos 11 billones de dólares originados en PDVSA. Acusaciones de similar magnitud se han acumulado ya sobre los hombros de muchos de los más altos dirigentes chavistas. La corrupción del chavismo parece haber sido realmente inmensa.

En las últimas semanas, a manera de anuncio de sus disidencias, Rafael Ramírez había de pronto publicado notas sumamente críticas acerca de la situación económica de su país, contra lo que el gobierno de Nicolás Mauro reaccionó airadamente desde las redes sociales.

Aparentemente, la purga dispuesta por Nicolás Maduro, que coincide con la repentina militarización del sector petrolero venezolano, es una señal más de la profunda división que se habría producido en lo más alto del chavismo.

Esto sucede, claro está, en momentos en los que el perimido “modelo” económico mismo del chavismo, el colectivista, ha sumido a Venezuela en la pobreza y destruido el que alguna vez fuera un elevado -y envidiado- nivel de vida de su pueblo. Lo que es realmente increíble para el país que posee las reservas de petróleo crudo más importantes del mundo.

Pese a todo, Nicolás Maduro buscará seguramente obtener un segundo mandato presidencial en los comicios nacionales previstos para diciembre de 2018, que podrían de pronto adelantarse. Está entusiasmado por las cuestionadas victorias electorales obtenidas en el 2017 con motivo de la amañada elección de constituyentes y de los comicios regionales, que fueran también impugnados por la oposición, en los que el oficialismo obtuvo nada menos que 18 de las 23 gobernaciones que estaban en juego.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas