Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Iván Petrella se va del Ministerio de Cultura de la Nación

Desde la cartera anunciaron que la organización de secretarías, subsecretarías y direcciones nacionales aún no está definida

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 20 de diciembre de 2017 • 17:52
Iván Petrella dejó el Ministerio de Cultura
Iván Petrella dejó el Ministerio de Cultura. Foto: Ministerio de Cultura
0

En el ajedrez de funcionarios del Ministerio de Cultura de la Nación que comanda Pablo Avelluto , se ha hecho una nueva movida. Esta vez se anunció, en el marco de un plan de racionalización que afecta a todos los ministerios nacionales, la salida de Iván Petrella, secretario de Integración Federal y Cooperación Internacional. Antes de llegar a la gestión pública, Petrella había sido director académico de la Fundación Pensar y legislador de la ciudad de Buenos Aires por el PRO.

Cuando Enrique Avogadro abandonó su cargo de secretario de Cultura y Creatividad en agosto de este año, Petrella pasó a desempeñar también esa función. Sin embargo, pronto fue reemplazado por Andrés Gribnicow.

Petrella era considerado el embajador del ministerio. Se ocupaba del vínculo con embajadas y organismos internacionales para la tramitación de becas, convenios de cooperación y residencias. Además, implementó acuerdos con las provincias y asesoró en la capacitación de gestores culturales. Al disolverse la secretaría a su cargo no está definido aún su rol dentro del ministerio. Petrella dijo a LA NACION que en las últimas semanas, debido a las reformas que impulsa el Gobierno nacional, se había abocado a “tareas comunicacionales”. Fue un invitado frecuente en programas de radio y televisión para dejar sentada la posición de Cambiemos sobre la reforma previsional, la reforma tributaria y la coyuntura política.

De su paso por el Ministerio se puede destacar el trabajo en el Consejo Federal de Cultura y la organización del encuentro internacional de intelectuales, denominado “Ideas”, que se desarrolló en septiembre en el Centro Cultural Kirchner. Allí participaron y debatieron Bernard-Henri Lévy, Julia Shaw y David Rieff, entre otros. Con el lema “Pensemos juntos el futuro”, en esos días se pregonaron teorías sobre los beneficios del olvido y hubo discusiones airadas sobre la supuesta convivencia pacífica de comunidades religiosas en distintas regiones del mundo.

“La verdad es que lo que vine a hacer en el Ministerio ya lo logramos: salir del aislamiento cultural e ideológico en el plano internacional y construir una relación de trabajo no partidaria con todas las provincias –declaró Petrella-. Mi trabajo fue arreglar y prender el motor; ahora es el momento de que la política dé el ejemplo y sea austera de cara al esfuerzo y la confianza de todos los argentinos.” Al inicio de la gestión, tanto él como el ministro Avelluto habían manifestado que uno de los propósitos primordiales del área de Cultura era “sanar la grieta” entre los argentinos. Paradójicamente, en el último tiempo, sin embargo, fue la relación entre Petrella y Avelluto la que fue deteriorándose.

Desde el Ministerio, se anunció que la organización de secretarías, subsecretarías y direcciones nacionales aún no está definida. Pese a que el ministro Avelluto había afirmado este año que no estaban previstos ajustes en su área, es difícil no advertir en este nuevo episodio un acatamiento de la consigna presidencial de reducir gastos en la estructura estatal. No obstante, se señaló que los programas y planes previstos para 2018 no sufrirán modificaciones ni bajas. Pero la semana pasada Avelluto confirmó a este diario una reestructuración. "Hay cambios que tienen que ver con la directiva del Presidente de reducir los cargos de la política. Pero estamos evaluando el organigrama. Hay una idea, que yo comparto y que ya está en marcha en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad, que tiene que ver con adelgazar las estructuras políticas de todos los ministerios."

Petrella trabajaba con otros funcionarios en un proceso de revisión de los premios nacionales. Este año, varias organizaciones de escritores hicieron reclamos porque no se había hecho la convocatoria. Finalmente, dejó su cargo antes de dar una respuesta concreta sobre ese asunto. Cabe recordar que la norma que rige hasta hoy los premios nacionales es una resolución de 2013 que obliga al ministerio a realizar su convocatoria a partir del 1 de septiembre de cada año según un ordenamiento de las especialidades estipuladas de letras, artes escénicas, ensayo y música, que rotan cada cuatro años. Eso no se concretó en 2017.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas