Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Punta del Este, ¿la Miami del Sur?

El boom inmobiliario definió un perfil plagado de torres en la zona de La Mansa; pero hacia el Este, los veraneantes buscan todo lo contrario; cómo es el paisaje del exclusivo balneario esteño que atrae como imán a inversores argentinos y extranjeros

Le Jardin, una de las torres modernas que desembarcó en el Este para crear un paisaje que se compara con el de Miami en la zona de La Mansa
Le Jardin, una de las torres modernas que desembarcó en el Este para crear un paisaje que se compara con el de Miami en la zona de La Mansa. Foto: Santiago Hafford
SEGUIR
LA NACION
Jueves 11 de enero de 2018 • 00:22
0

El que se anime a describir el paisaje de Punta del Este con imágenes acabadas seguramente va a fallar. El que busque un solo ícono para resumir esta ciudad, se va a quedar corto y el que asegure que conoce cada rincón del balneario, mentirá. Porque si algo define a Punta del Este es su esencia multifacética: “Hay de todo, para todos”, suelen repetir sus habitantes, confiados en poder ofrecer satisfacción garantizada a todo tipo de perfil de turista que invade durante enero, y en menor medida el resto del año, la costa uruguaya.

Sin dejar de lado esta línea ecléctica, este verano más que nunca quedó de manifiesto el contraste entre la Península y la zona Este de Maldonado (La Barra, Manantiales, Rocha), por la gran cantidad de emprendimientos inmobiliarios que está dibujando en La Mansa un perfil semejante a lo más sofisticado de Miami, con una sucesión de colosales torres con vista al mar, edificios de vidrio que reflejan el atardecer en sus balcones y opacaron hasta al mítico Conrad, reducido a una silueta kitsch más entre todas las construcciones de la costa; como contraparte, pasando el puente de La Barra, se ve cómo se están levantando un puñado de viviendas diseñadas para acompañar el estilo rústico de la arena y del campo que hacen olvidar el frenesí citadino a sus veraneantes.

cerrar

Resulta evidente que los clientes que buscan uno u otro paisaje son diversos y hay quienes los han estudiado con detenimiento. La desarrolladora WMW, responsable de torres ya famosas de La Mansa, como Millennium, One, Ocean Drive, Imperiale y Le Jardin, entre otras, lanzó este verano la construcción de un proyecto titánico: Venetian Tower, un edificio que demandó una inversión de 80 millones de dólares en la última manzana que quedaba libre sobre el mar, en la parada 18. A pocos metros se alza otro megaestreno esteño: Fendi Château, un edificio exclusivo que ya se convirtió en un objeto fetiche en su versión de Miami, comenzó a construirse en la parada 16 y medio de la Mansa. Los primeros departamentos se entregarán en julio de 2020.

El render muestra cómo serán los espacios internos en el edificio Le Parc
El render muestra cómo serán los espacios internos en el edificio Le Parc. Foto: Gentileza Le Parc

Siguiendo hacia la Brava, a la altura de la parada 9 y ½, se elevará la tercera torre Le Parc, un emprendimiento del grupo RAGHSA que demandará una inversión de 63 millones de dólares y que busca dar respuesta a la fuerte demanda de amenities que hay entre los que quieren invertir en el Este.

“Hay que entender que hay gente que viene acá pero no le gusta ir a la playa”, define Wally Diamante, líder de Mass PR, la agencia de relaciones públicas con sede en Buenos Aires, Miami y Chile que maneja la imagen de las grandes firmas que desembarcan en Punta del Este en el verano. “Los gustos de uno no son los gustos de todos. Si bien es cierto que la tendencia durante algunos años era tirarse hacia la zona de José Ignacio y de Rocha, hay un público que no quiere estar en Rocha. Quiere estar en otro lugar, cerca de los hoteles cinco estrellas, cerca de los restaurantes, cerca de un casino, y hay, aunque parezca exótico, un público que no va a la playa, y quiere las amenities de los edificios muy potentes. Tenés el que le gusta un barrio cerrado con cuarenta propiedades chiquitas con playa, está el que quiere el penthouse, el que quiera una zona de chacras”, explica.

El parangón con Miami tiene que ver justamente con esto: el acceso a servicios de primer nivel en tu propia casa. Fendi Château ofrece, por ejemplo, gastronomía propia: “No querés cocinar, pedís lo que quieras al chef del edificio, funciona como un room service, pero no es un hotel. Tenés profesores de gimnasia, gym, spa, pero supera el servicio tradicional. Todo está diseñado con materiales de primer nivel, mármoles, griferías, todo es muy sofisticado”, agrega Diamante.

El edificio vecino, Venetian Residences, no se queda atrás: los tres penthouses dúplex que coronarán el edificio contarán con 4 y 5 dormitorios en suite, con acceso a rooftop, barbacoa, loft y piscina privada. “Nuestros clientes son familias que desean disfrutar de la naturaleza de este balneario, el entorno privilegiado, con la atención que brindan los servicios propios de una torre moderna y elegante”, comenta Daniel Weiss, arquitecto de esta torre y un enamorado de esta parte de la costa esteña: “La Mansa es un clásico de Punta del Este, es una bahía hermosa y única que mira a la puesta del sol”.

El edificio Venetian y el render de la futura entrada
El edificio Venetian y el render de la futura entrada. Foto: Gentileza Venetian

Punta del Este vs. José Ignacio

“La diferencia más importante es un tema de perfil. Punta del Este se ha masificado, tiene una densidad muy alta, y si bien tiene excelentes servicios, el hecho de tener una densidad muy alta, hace que perciba más un público como recibe Miami, donde la concentración de servicios en áreas comerciales es la esencia”, confirma Ignacio Ruibal, dueño de la inmobiliaria que lleva su nombre y se ocupa de gran parte de las propiedades de José Ignacio. “Por el contrario, José Ignacio, es una marca, cuyo contenido es la baja densidad y el carácter familiar”, agrega. Desde su inmobiliaria, se ocuparon de desarrollar “proyectos de viviendas unifamiliares o concepto de viviendas apareadas y no en condominio”, siempre conservando el estilo del lugar, y en busca de “optimizar el costo de la tierra y la calidad de los servicios”. Estos emprendimientos, evidentemente, no tienen cabida en el casco de José Ignacio, donde se ubica el Faro, la plaza y las casas más tradicionales que hace décadas desembarcaron allí: “Al casco se lo quiere mantener en damero, como lo es, exclusivamente con viviendas unifamiliares”.

En consonancia con la idea de conservar los espacios, Wally Diamante advierte: “Hay mucha gente que viene a hacer plata y no cuida el ambiente. Hay que hacer plata pero cuidando lo visual y el ambiente cuando se hace esto. Hay proyectos fuera de tamaño, desproporcionados”.

En la parada 18 de La Mansa se preparan para construir una torre de lujo llamada Venetian Residences
En la parada 18 de La Mansa se preparan para construir una torre de lujo llamada Venetian Residences. Foto: Santiago Hafford

Entre La Barra y Manantiales las topadoras arrasaron con un punto de referencia de la zona, el hotel Las Dunas. Quienes suelan veranear en el Este se encontrarán con que el lujoso hotel desapareció como por arte de magia. Pero no: fue el hambre de construcción y de renovación que esta ciudad provoca. Federico Alvarez Castillo fue quien tomó el toro por las astas y decidió lanzarse con un proyecto inmobiliario allí donde se emplazaba Las Dunas. Se trata de The Collete que será un edificio dividido en cuatro secciones con 46 departamentos de lujo cuyas premisas son el respeto por la naturaleza y el entorno, valores clave para construir en Manantiales, donde se busca que el paisaje se conserve lo más natural posible. “Vi la locación que tenía este emprendimiento, Manantiales, un terreno espectacular y me di cuenta que podíamos hacer un producto exitoso más allá de las particularidades del mercado. Ya vendimos 20 unidades, y el proyecto tiene 46, son todos referidos, argentinos”, dice Alvarez Castillo, quien consideró clave destacar las características del lugar. “El cliente que elija esto será el que tenga la sensibilidad de entender un lugar y un edificio que está impactando poco a nivel visual, con elementos básicos y duraderos como el hormigón, un material muy noble que no necesita mantenimiento, un interiorismo muy simple, muy net. A través de los acuerdos que tiene Uruguay con el Gobierno, pudimos importar todos los productos de terminación con aranceles cero. Pudimos hacer convenios con cocinas italianas, piedras, mármoles espectaculares, el consumidor va a percibir una calidad diferente”, agregó.

El Fendi Chateau, la entrada de las residencias tienen una escultura de Pablo Atchugarry
El Fendi Chateau, la entrada de las residencias tienen una escultura de Pablo Atchugarry. Foto: Gentileza Fendi Chateau

Acercar a los veraneantes a los territorios más naturales de estas latitudes, donde el campo y el mar se unen y el silencio solo es interrumpido por el ruido de las olas es considerado un lujo para quienes provienen de ciudades, trabajos y vidas de ciudades grandes. Por eso, José Ignacio ofrece barrios privados y chacras extensas ocultas entre el follaje. Uno de los emprendimientos que buscan no impactar con el medio ambiente y puede verse disimulado entre el campo desde la ruta es La Bonita, que se está erigiendo en primera línea del mar al a altura de Pueblo San Vicente. Y más allá, cruzando el puente de la Laguna Garzón, una verdadera obra de arte de la arquitectura que logró conectar Punta del Este con las playas casi vírgenes de Rocha, se alzan dos proyectos inmobiliarios que ya dan que hablar: Las Cárcavas, que ofrece residencias entre bosques, cárcavas, lagunas y mar, y este verano se relanzó con eventos, invitados exclusivos y nada más ni nada menos que la cocina de Francis Mallmann; Las Garzas, el emprendimiento de Eduardo Costantini que fue el primero en plantar bandera en esta costa, con 500 lotes de entre 2000 y 5000 metros cuadrados, amenities de primer nivel y una playa única.

“Punta del Este está creciendo sin parar. Hay para todos los gustos. Está el que vive feliz en Solanas y no lo mueven de ahí. Que le gusta el mar de ahí y la caída del sol, y está el que dice que el pueblo de José Ignacio es su lugar en el mundo. Si tenés el poder adquisitivo para elegir, el lujo es poder elegir, vivir en un rancho en el medio del campo o en el penthouse, piso 19 con una pileta para vos solo y no tocar la arena. Todo es posible acá”, concluye Wally Diamante.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas