Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA Toyota

Mitos y verdades de los autos híbridos

Por qué no es cierto que tienen menos potencia o que la batería necesita ser recargada permanentemente

Miércoles 10 de enero de 2018 • 00:01

cerrar

En la era de las comunicaciones y las innovaciones tecnológicas la industria automotriz es sin duda una de las más activas. Sin embargo, tanta información novedosa aporta a veces más confusión que claridad. Eso viene sucediendo, por ejemplo, en uno de los caminos que conducen al futuro de la movilidad: el desarrollo de autos que ya no dependan exclusivamente del combustible. Hoy la alternativa más sólida a los vehículos tradicionales la representan los sistemas híbridos. Pero en esa constelación de noticias, anuncios publicitarios y posteos en las redes sociales se tiende a confundir a estos modelos con los eléctricos o incluso a desconocer sus atributos y ventajas.

Los autos híbridos son aquellos que combinan dos fuentes de propulsión diferentes. La acción conjunta de un motor naftero y otro eléctrico genera una enorme cantidad de ventajas, como un altísimo nivel de eficiencia en el consumo de combustible, una experiencia de manejo única y un mejor aire para todos. Pero la confusión con los autos puramente eléctricos llevó a que se construyeran algunos mitos sobre sus características que es preciso derribar. A continuación, mentiras y verdades sobre los autos híbridos.

Menos potencia: falso

No es cierto que los autos híbridos tengan menos potencia. Todo lo contrario: los dos motores trabajan juntos y alternadamente para poder ofrecer potencia extra, según cuando lo necesite cada conductor. Por ejemplo, la potencia máxima combinada del Toyota Prius, el pionero de los autos híbridos que ya va por su cuarta generación, es de 122CV, casi la misma que un motor de combustión de igual cilindrada. La combinación de ambos motores con la exclusiva transmisión de variación continua ofrece una sorprendente aceleración sin saltos. Logra alcanzar los 100 km/h en 10,6 segundos. Mientras el motor naftero descansa, con el modo eléctrico se puede disfrutar de una potente pero suave performance, sin usar ni una gota de gasolina y sin ningún escape de gas. ¿Qué pasa por ejemplo cuando debe adelantarse a otro auto en una ruta? Ambos motores dan potencia al vehículo para ofrecer el máximo rendimiento.

Hay que parar a recargarlo: falso

La otra gran confusión, que viene del mundo de los eléctricos, es que los autos híbridos tienen menor autonomía y necesitan ser recargados. Esto tampoco es verdadero básicamente porque si bien algunos híbridos permiten una carga, modelos como el Prius tienen un sistema de frenado regenerativo, lo que significa que cada vez que se frena el sistema recupera energía de allí para recargar su batería. Esta, además, también se alimenta de la energía que genera el motor naftero. Y lo más sorprendente de este sistema de dos motores es que todo funciona sin que el conductor lo note o tenga que hacer algo. En cuanto a la autonomía, al ahorrar combustible esta es naturalmente mayor a la de un vehículo convencional.

Más eficiente y económico: verdadero

Ya vimos por qué los autos híbridos consumen menos combustible, lo cual redunda en un beneficio enorme para el bolsillo. Se estima, siempre usando al Toyota Prius como referencia, que consume un 50% menos que los vehículos con motor de combustión de igual cilindrada, aunque esta cifra puede variar de acuerdo a la forma y las condiciones de manejo. Esta diferencia de consumo es mucho más visible cuando se conduce en la ciudad, pues es allí cuando los coches nafteros utilizan más combustible y los híbridos echan más mano del motor eléctrico. Pero el ahorro no solo se produce a nivel consumo sino también en los gastos de mantenimiento: los híbridos tienen menos desgaste en piezas como discos de freno y neumáticos, además de no tener embrague.

Más placentero de manejar: verdadero

Más allá de todas las prestaciones, los autos híbridos aportan también una ventaja más difícil de mensurar pero decisiva a la hora de elegir un auto. La experiencia de manejo, de ella estamos hablando, es mucho más placentera. Según un estudio que encaró Toyota entre sus clientes europeos, el 88 por ciento dijo sentirse más feliz con un híbrido. Y es que además del andar super suave de estos vehículos, también hacen mucho menos ruido. Silencio y tranquilidad no son atributos que suelan incluirse en las fichas técnicas de los autos, pero los híbridos hacen aquí una gran diferencia.

Menos contaminante: verdadero

Por último, los autos híbridos también contribuyen al cuidado del medio ambiente. Cuando el vehículo funciona en modo eléctrico la emisión de CO2 es nula, por lo que se estima que en comparación con un motor de combustión de igual cilindrada la contaminación se reduce a la mitad.

Toyota es hoy la marca de automóviles líder en movilidad sustentable. Lleva 20 años produciendo autos híbridos y ya ha vendido más de 10 millones de ellos en todo el mundo. En la Argentina ya se encuentra a la venta el nuevo Prius, cuyo primer modelo se empezó a comercializar en 1997 en Japón y hoy aparece consolidado en todo el planeta. La compañía se ha impuesto el Desafío Ambiental 2050, una iniciativa para llegar a ese año con cero emisiones de CO2. Para ello se encuentra absolutamente abocada a desarrollar tecnologías ecológicas de avanzada, de las cuales la híbrida es solo una de ellas.

En esta nota:
Te puede interesar