Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ese verano que cambió la cultura nac&pop

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 10 de enero de 2018
0

La Feliz es una novela sobre una Mar del Plata para nada dichosa, la que dio los finales menos esperados. Cuenta ese verano de 1988 en que Olmedo cayó del balcón, y apenas unas semanas antes, Monzón matara a Alicia Muñiz en la quinta que le había prestado “Facha” Martel, amigo en común de los dos. Tan en paralelo a la vida, Camilo Sánchez, autor de La viuda de los Van Gogh (Edhasa), narra esos destinos cruzados, pero no desde el marco de lo real. También periodista, el escritor estuvo allí ese verano: cubría para el diario Página/12 el caso Monzón. La Feliz no es una reconstrucción de los hechos. “Esto es una novela. Ficción de punta a punta. Ni verdad ni mentira: apenas un invento”, advierte Sánchez al comienzo del libro. La historia va hasta el pasado de cada uno, la infancia y lugar de origen, y vuelve hacia el presente de estos tres personajes: El Claun, que es Olmedo; El Campeón, Monzón, y El Langa, Martel. Se recorren las escenas de la vida multiplicada de cada uno, cómo llegaron a ser quienes fueron desde una mirada que se pregunta, y comprende, de qué estaban hechos. A medida que la narración avanza, se los ve cruzarse en esa farándula que los alimentó y los soltó. “Pero no doy más, estoy harto. El tema es que no sé cómo parar”, dice El Claun. Del mismo modo, la retirada y el silencio de El Campeón. Y a pesar de lo peor, la fidelidad de la amistad entre ellos, que se ve, por ejemplo, cuando El Claun es el único que lo visita en la cárcel, y había sido el primero a quien El Campeón llamara para confesar la muerte de La Rubia (Muñiz). Entre uno y otro, siempre El Langa. Una narración que pisa territorios cargados de banalidad y exitismo, pero que logra encontrar sentidos, llegar a un lugar hondo, allí donde lo común sería flotar. En la ciudad más transitada de veraneantes y shows, tan para todos los gustos, Sánchez cuenta desde un lenguaje sencillo con registros lingüísticos de esos universos –imposible no escuchar a todos los Olmedo en El Claun–, un mundo dentro del mundo: el de los sujetos detrás de los famosos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas