Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Victoria Brown: relato del proyecto

Sábado 13 de enero de 2018
0

El acto proyectual, en todo encargo arquitectónico, implica pensar en términos de espacialidad, funcionalidad, aspectos técnicos, tecnológicos, estéticos y económicos. Pero los bares temáticos, introducen nuevas variables: la teatralidad, la fantasía, la escenografía. Herramientas con las que generaremos ese viaje en tiempo y espacio que proponen este tipo de lugares.

Por definición, un bar temático reproduce un ambiente, un escenario, una época. Cuando nos convocaron para diseñar Victoria Brown la premisa del cliente fue crear un bar de alta coctelería a puertas cerradas con una estética steam punk. ¿Qué debíamos tener en cuenta? En nuestro caso, proponemos construir la decoración, no decorar la construcción. Nos interesa trabajar con recursos constructivos, arquitectónicos y no meramente "decorativos". Y lo más importante: contar una historia.

Nada debía ser muy previsible. Entendimos que este universo debía formar un todo armónico bajo una historia de dos amantes: Queen Victoria y Mr. Brown. Cada decisión entonces estaría regida bajo el guion de la misma película, que garantizaría una coherencia armónica entre todos los aspectos del proyecto, dictando pautas a cada equipo creativo interviniente: arquitectos, diseñadores gráficos, escenógrafos, artistas e incluso bartender, chef y DJ. Diseñando cada uno en su especialidad, bajo un mismo concepto artístico, es que se genera el ambiance: ese algo inexplicable que hace que la arquitectura, el set list que suena y el trago que uno saborea sean parte de la misma historia.

Organizamos el proyecto dividiendo la propuesta en un pequeño deli al frente, visible desde la calle, y un restaurante oculto al fondo. Para llegar al segundo se debía atravesar el primero. Una doble propuesta con una oferta diferente para nuestra ciudad, ya que entonces solo existían referencias de bares a puertas cerradas. Proyectamos los espacios del bar generando situaciones alternativas de encuentro, espacios más abiertos y otros más íntimos. Todo el equipamiento se diseñó para Victoria Brown, utilizando un catálogo visual coherente con las premisas de estética steam punk, esta bizarra mixtura inglesa entre revolución industrial y punk rock. Arquitectura y escenografía se amalgaman creando un universo que reproduce una destilería de whisky.

Existe hoy muchos bares temáticos en Buenos Aires que emulan lugares e historias. Como arquitectos insistimos no en reproducir sino en buscar la calidad espacial al servicio de la imagen, para que el espacio pueda comulgar con la historia a contar. Se trata de generar lugares auténticos para que nuestra ciudad continúe disfrutando de una gran diversidad de ofertas únicas.

El autor es arquitecto del estudio Hitzig Militello (www.estudiohma.com)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas