Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con un bus podrían cubrir el 25% de la demanda de sangre de los hospitales

Para revertir los faltantes, una ONG propone acercar a los vecinos la posibilidad de donar con un tráiler que recorra esquinas estratégicas; podría recibir a 100 personas por día en ocho horas

SEGUIR
LA NACION
Jueves 25 de enero de 2018
0

Con un bus móvil en una esquina concurrida de la ciudad se podrían atraer a diario los donantes de sangre necesarios como para cubrir el 25% de la demanda de todos los hospitales públicos porteños. En especial, durante el verano, que es cuando más disminuye la disponibilidad de sangre.

Cada año, cuando se aproximan las vacaciones, en los bancos de los servicios de hemoterapia empieza a bajar la cantidad de unidades de componentes sanguíneos para transfundirles a los pacientes. Una solución sería acercar la posibilidad de donar a la población, por donde más transita habitualmente y en un horario que no altere su rutina.

En eso pensó la Asociación Civil Dale Vida cuando sus voluntarios se sentaron a evaluar no solo cómo aumentar el número de donantes, sino también cómo “conquistarlos” para que se vuelvan donantes voluntarios en el tiempo. El objetivo es que haya sangre segura disponible para quien la necesite, sin tener que interrumpir intervenciones.

“Hay que facilitar el acto solidario de donar. Tenemos que entender que al donante hay que darle la posibilidad de acceder a un horario más extendido para que no tenga que parar su vida para donar. Hay que decirle a la población que la única manera de obtener sangre para transfundir es que alguien la done y que no tiene que esperar a que se lo pidan. Si muchos donamos dos o tres veces al año, los hospitales tendrán la sangre esperando al paciente y no al revés”, dijo Silvia Arreghini, fundadora y presidenta de Dale Vida.

En esa búsqueda de donantes voluntarios está el cambio de cultura en el sistema sanitario que propone la ONG. “Con una unidad móvil podríamos salir del ámbito hospitalario a la comunidad”, agregó sobre una experiencia con buenos resultados en otros países. En la Puerta del Sol, en Madrid, por ejemplo, se puede ver estacionado un ómnibus blanco con una inscripción en letras rojas que invita a donar. Panamá o las grandes ciudades de Australia son otro ejemplo.

En el país, la Dirección Nacional de Sangre y Hemoderivados del Ministerio de Salud de la Nación tiene un tráiler para colectas externas, en las que participa la Red de Medicina Transfusional de la Ciudad de Buenos Aires, y la provincia de Salta puso en funcionamiento un móvil el año pasado.

La iniciativa de Dale Vida consiste en transformar un colectivo urbano o un ómnibus de larga distancia que salgan de funcionamiento, en buen estado general. La adaptación final incluiría dos consultorios para las entrevistas con los donantes, cuatro sillones para extracciones simultáneas y el equipamiento necesario para analizar y conservar las unidades de sangre del día. El costo estimado es de unos $850.000, incluida la compra del vehículo.

Con la información de jornadas de donación voluntaria, en las que la ONG colabora con la Red de Medicina Transfusional porteña y la experiencia de otros países, estiman que en sitios estratégicos de la ciudad, muy concurridos, se podría recibir a unos 100 donantes por día en un horario extendido de ocho horas, de lunes a sábados, en todos los barrios. Podrían ubicarse en sitios como plazas, monumentos, museos o cerca del acceso a las estaciones de subte o las estaciones de trenes, entre otros lugares.

“La falta de donantes de sangre sigue siendo un probLena cada verano. Conozco el proyecto de Dale Vida y me parece muy interesante. Puede ser de gran ayuda para desarrollar colectas de sangre extramuros”, opinó Gabriela Dabusti, que preside la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc).

Proyecto de ley

Desde la entidad, se impulsa ante el Ministerio de Salud de la Nación un proyecto para actualizar la ley nacional de sangre y que se destine presupuesto a la promoción de la donación.

El mes pasado, la Aahitc advirtió una vez más sobre la disminución de la disponibilidad de unidades para transfundir. “En todo el sistema, actualmente hay muy poca sangre disponible –dijo, entonces, Dabusti a LA NACION–. Es una necesidad constante y hoy la situación es grave: hay poca sangre en los bancos públicos y privados. A los lugares que pudieron hacer campañas les ha ido bien, pero faltan donantes y esta necesidad no disminuye en esta época. Al contrario, aumenta. Siempre es crítica. A fin de año y en el verano, los donantes se toman vacaciones, pero los pacientes, no”.

En cada donación se extraen 450 ml de sangre y el procedimiento demora unos 15 minutos. En el país, el 35% de los donantes son voluntarios, aun cuando desde hace unos años se prohibió la exigencia de donantes para los pacientes.

En la ciudad, esa proporción de donantes voluntarios es del 26%, de acuerdo con la Red de Medicina Transfusional, que está integrada por 25 servicios de hemoterapia de los hospitales porteños, de los cuales 22 tienen su propio banco de sangre.

“Para poder cubrir las 85.000 solicitudes transfusionales de los pacientes que se asisten en nuestro sistema se necesita que concurran a donar 350 personas por día. Esto permite contar con un stock diario de 1300/1400 unidades de glóbulos rojos en sus diferentes grupos sanguíneos y con 200/220 unidades de plaquetas. Actualmente, la cantidad de donantes que concurren diariamente a nuestro sistema es de 200, con un stock diario de entre 700 y 800 unidades de glóbulos rojos y de entre 80 y 100 unidades de plaquetas”, precisó Noemí Lena, responsable de la red.

Lo atribuyó a varios motivos. Por un lado, que “aún no hay conciencia de la responsabilidad social que significa donar sangre para cubrir las necesidades”. Por el otro, la organización del sistema, “con bancos de sangre atomizados donde la atención del donante se superpone con la de los pacientes”, indicó.

cerrar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas