Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los amantes de Teruel, una tragedia a lo Romeo y Julieta, pero en España

Los enamorados peregrinan cada febrero al mausoleo de la pareja, a 300 km de Madrid
Los enamorados peregrinan cada febrero al mausoleo de la pareja, a 300 km de Madrid. Foto: Shutterstock
SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 11 de febrero de 2018
0

Isabel de Segura se llamaba ella; Juan Diego de Marcilla era el nombre de él. Eran jóvenes y la historia cuenta que se amaban, tal como podían amarse dos jóvenes a principios del siglo XIII en un pueblo fronterizo que por entonces ni siquiera había alcanzado el rango de ciudad.

Lo que ocurrió después no difiere demasiado de otros relatos de amores trágicos ocurridos en distintas latitudes, solo que en este caso sucedió en Teruel, en aquella época tierra perteneciente al reino de Aragón y hoy, la capital de provincia menos poblada de España.

El padre de ella, un noble acaudalado, se negó a autorizar el noviazgo de la pareja. Él, segundo hijo de una familia con recursos limitados, decidió sumarse a las huestes del rey Pedro II para luchar en las cruzadas contra los seguidores de Mahoma, hacer fortuna y salvar la distancia económica.

Ella prometió aguardarlo cual Penélope medieval, pero con una variante: le puso plazo a la espera. Exactamente cinco años. Mientras tanto, Teruel comenzaba a crecer. Los mudéjares, musulmanes que permanecieron en las zonas reconquistadas por la cristiandad, empezaban a delinear una nueva arquitectura que sería una exclusividad española. Se trataba del ensamble de las formas constructivas del catolicismo, en plena transición del románico al gótico, con el arte decorativo islámico.

Todavía faltaba un puñado de décadas para que empezaran a florecer las torres de ladrillo que en 1986 la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad porque son la mejor muestra de ese estilo mudéjar.

Pasaba el tiempo y él no volvía. Alguien acercó la noticia de que había muerto en combate. El padre de ella entendió que era la oportunidad de concertar la boda de su hija con Pedro de Azagra, hermano del Señor de Albarracín, amurallada localidad serrana distante apenas 37 kilómetros. Ella mantuvo firme su postura de aguardar hasta el último día de los cinco años.

Un toro que, según la leyenda, pastaba bajo una estrella brillante en lo más alto de la elevación sobre la que se fundó la ciudad, ya se había convertido en El Torico, símbolo del lugar, cuando llegó el fatídico día y ella, Isabel, contrajo matrimonio con el preferido de su padre. Esa misma noche volvió él, Juan Diego. Desesperado por la noticia, le pidió un único beso pero ella, ya casada, se lo negó.

Las crónicas señalan que él murió de amor en ese mismo momento y que al día siguiente, antes del entierro, ella, destruida, acudió a despedir a su amante frustrado. Decidió hacerlo con ese mismo beso que le había negado, pero al dárselo cayó muerta sobre el cuerpo de él. Las familias optaron por enterrarlos juntos.

En 1555, cuando estaba en plena construcción el acueducto Los Arcos (todavía en pie), en la capilla de San Cosme y San Damián fueron descubiertas las momias de dos cadáveres. Nadie dudó: eran Los Amantes de Teruel.

El suceso fue transmitiéndose de boca en boca hasta alcanzar la letra escrita. Bocaccio ya había incluido una versión en el Decamerón un par de siglos antes cuando Andrés Rey de Artieda y Tirso de Molina lo llevaron al teatro allá por el siglo XVII. Con el tiempo, aquel amor imposible llegaría al cine (Luna de Miel, de Michael Powell, y Les Amants de Teruel, de Raymond Rouleau) y a la ópera (Tomás Bretón, 1889, y Javier Navarrete, 2017).

A principios del siglo XX Teruel ya se parecía mucho a la que es en la actualidad, pero todavía faltaba lo más importante. En 1956, el escultor Juan de Ávalos realizó las esculturas yacentes sobre el sepulcro de Isabel y Juan Diego. Y por fin, en 2005, fue inaugurado junto a la iglesia de San Pedro el nuevo mausoleo de Los Amantes.

En él reposan aquellos jóvenes que murieron por no poder cumplir su sueño de estar juntos y hacia allá peregrinan cada febrero los que quieren jurarse amor eterno.

Escapada romántica al frío español

Teruel se encuentra 311 kilómetros al noreste de Madrid y lo más cómodo es llegar en coche, aunque el tren, que demora alrededor de una hora más, es más económico.

La ciudad suele registrar las temperaturas más bajas de toda España durante el invierno. Tiene 35.500 habitantes, a los que se conoce como turolenses, gentilicio supuestamente derivado del río Turia.

La semana de San Valentín es la temporada alta del lugar y cualquier visita en esas fechas obliga a dos cosas: llevar abrigo y reservar con anticipación. A partir de ahí, y si el viaje pretende mantener el tono romántico del lugar estas recomendaciones pueden ayudar: alojarse en el hotel El Mudayyan, familiar, coqueto y con decoración tipo mudéjar; y cenar en alguno de los comedores privados del restaurante Yain, en plena plaza de la Judería.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas